loader

La cultura como elemento distintivo de la sociedad ha permitido reconocer grupos determinados que se caracterizan por que las personas que los conforman tienen rasgos, tradiciones, expresiones, entre otros, que los diferencian de los demás. Es así como las organizaciones han sido vistas como pequeñas sociedades con características específicas y la capacidad de crear en sus colaboradores o empleados valores y sentido de pertenencia.

La cultura organizacional brinda a las personas sentido para interpretar la empresa u organización, construyendo elementos que le permiten diferenciarse de otras organizaciones, ya que se considera la personalidad de la organización por ser un conjunto de características que le proporcionan una identidad propia. Las características de las organizaciones pueden ser tanto positivas como negativas que llegan a influir los diferentes ámbitos en los que esta se relaciona, es decir, la relación que se tiene internamente entre colaboradores y directivos y de forma externa con los clientes proveedores y comunidad.

Es importante que las organizaciones y empresas empiecen a trabajar en la cultura como estrategia que les permitirá competir con las demás, ya que tiene como objetivo implementar el fomento de valores, el mejoramiento de las diferentes formas de comunicación de sus colaboradores y que de esta forma se logre el mejoramiento de las relaciones laborales para así llegar al éxito. La cultura organizacional desarrollada por los colaboradores de la empresa debe ser arraigada, esto con la finalidad de que logre integrarse su cultura personal, aunque lo ideal debe ser que la sobrepase, es decir, que los colaboradores integren la cultura organizacional a su propia cultura.

 
5/5