loader

La factura se encuentra regulada en el Art. 772 del Código de Comercio el cual señala que es, “Un título valor que el vendedor o prestador del servicio podrá librar y entregar o remitir al comprador o beneficiario del servicio.” Lo anterior con especial relevancia pues las organizaciones que en Colombia expidan facturas o documentos equivalentes  con todos los requisitos legales son beneficiarias de ciertos  tributarios como deducciones en el impuesto de renta e impuesto sobre las ventas.

Por su parte, en Colombia el decreto 2242 de 2015 define la factura electrónica como un “documento que soporta transacciones de venta de bienes y/o servicios y que operativamente tiene lugar a través de sistemas computacionales y/o soluciones informáticas que permiten el cumplimiento de las características y condiciones que se establecen en el presente Decreto en relación con la expedición, recibo, rechazo y conservación. La expedición de la factura electrónica comprende la generación por el obligado a facturar y su entrega al adquirente.”

Por tanto, vemos que esta es la consecución de la factura tradicional, tanto así que se consolida como la evolución de la factura tradicional de papel que sirve de soporte en una transacción de venta de bienes o servicios por medio del uso de un talonario de facturas, ahora la factura electrónica se genera, valida, recibe, rechaza y conserva de forma electrónica, ahorrando así procesos que generan más tiempo, costos y elaboración, ya que se da como una solución que facilita el manejo de las facturas, además que tiene la misma validez y efectos legales que la factura tradicional en papel, ya que debetambién ser reportada a la DIAN y contienen exactamente los mismos datos.

Las garantías que este tipo de factura brinda son inicialmente la autenticidad por medio de la cual se asegura que la persona natural o jurídica que recibió y expidió la factura es quien dice ser y no se trata de un caso de suplantación o de venta bajo falta de información, corroborando a la validez del documento y por otro lado la integridad que asegura que luego de estar expedida o haber sido librada ,su contenido no es alterado como puede ocurrir con las facturas tradicionales de papel y si necesita hacerse alguna modificación se expiden las notas que adicionan contenido a la misma, sin modificar el documento expedido inicialmente. Permite que la realización del proceso de facturación sea más rápido, diligente, fácil y seguro. 

Fuente : Decreto 2242 de 2015 y Código de comercio

5/5